El ejercicio físico es beneficioso tanto para el cuerpo en general como para cada órgano y tejido por separado. Por esta razón, también afecta a la salud bucal y ayuda a prevenir problemas comunes, como caries o enfermedad de las encías.

Por eso, la mala salud bucal puede afectar el rendimiento deportivo, especialmente en atletas de élite, y algunos hábitos o prácticas asociadas con la actividad física pueden afectar adversamente a nuestros dientes y encías, como el consumo de bebidas energéticas, puesto que aumentan el riesgo de desmineralización del esmalte.

Lesiones y rendimiento deportivo

Es en la alta competición deportiva donde las repercusiones son mayores. Rafael Naranjo, periodontista y miembro de la Sociedad Española de Periodontología (SEPA), explica que "cualquier infección o inflamación, la caries dental o periodontitis, puede asumir una enfermedad inflamatoria crónica, y ese estado puede incentivar una mayor propensión a lesiones musculares ".

Además, el especialista dice que es "comprobado por estudios científicos que el desempeño deportivo en alta competición disminuye si hay inflamación crónica, como la producida por la periodontitis".



Bebidas y Barras Energéticas

En el atleta habitual que se ejercita sin pretensiones de competición, el posible impacto negativo es reducido. Sin embargo, Naranjo alerta sobre los riesgos que deben tener en cuenta aquellos que practican deportes radicales, como carreras extremas o ultra-senderos. "Estas personas a menudo consumen bebidas azucaradas, energéticas y carbonatadas". Bebidas que aumentan el riesgo de desmineralización del esmalte. También a menudo ingerir geles y barras energéticas, que tienen un alto contenido de glucosa.

En la práctica de deportes aumenta la sequedad de la boca y produce menos salivación. "Esa salivación menor aumenta la propensión a la decadencia", destaca el periodontista.

Para hacer frente a estos peligros, basta con seguir estos tres consejos:

  1. No abuse de bebidas azucaradas, energéticas o carbonatadas.
  2. Consulte a su dentista con más frecuencia.
  3. Tenga más cuidado con la higiene bucal.


Dieta e higiene para caries y enfermedad periodontal.

El documento de salud periodontal, deporte y calidad de vida, propone las siguientes medidas preventivas para reducir el riesgo de caries, enfermedad periodontal y erosión dental:

Caries dental

Dieta: reducir la frecuencia y la ingesta de hidratos de carbono. Consumo alternativo de bebidas isotónicas y agua para hidratarse.
Use una pasta de dientes que contenga una cantidad suficiente de flúor.
Eliminación diaria efectiva de placa dental, a través del cepillado y limpieza interdental.

Enfermedad periodontal

Cambiar los hábitos de higiene para lograr una eliminación efectiva de la placa dental.
Detección precoz de la enfermedad y tratamiento.
Dejar de fumar.

Erosión dental

Reducir la cantidad de alimentos y bebidas ácidas. Reducir la ingesta de bebidas energéticas y evitar la retención prolongada en la boca utilizando una pajita.
En términos de higiene, varios estudios científicos revelan que las pastas dentales con fluoruro de estaño son más efectivas para prevenir los efectos de la acidez y el exceso de glucosa que proporcionan las bebidas energéticas.

El miedo al dolor es una de las razones principales para no acudir al dentista. Muchos no han acudido al dentista durante años, solo pensarlo le causa gran ansiedad. Y este temor al dentista se convierte en un círculo vicioso, ya que si no se realiza con prontitud antes de un problema dental, se produce un deterioro de la salud oral: caries, pérdida de dientes, enfermedades periodontales, entre muchas otras.

Las razones de este miedo al dentista se deben a varios factores: miedo a las agujas, al dolor, a la anestesia, a los sonidos del instrumental, olores, malas experiencias pasadas (especialmente los niños). Para muchos, esta es la razón por la que no visitan una clínica dental durante muchos años.

Para calmar a quienes sufren de miedo al dentista, debemos reducir la ansiedad y los sentimientos de pánico que se producen en una consulta dental. Hoy en día, los dentistas tienen una capacitación especial para manejar este sentimiento de miedo y tienen los recursos necesarios para saber cómo enfrentarlo.

¿Qué se puede hacer para superar el miedo al dentista?

A continuación, ofrecemos una serie de recomendaciones para que acudir a la clínica dental sea una experiencia tranquila y agradable.

Identifique la razón del miedo: reflexione sobre la causa de su propio miedo al dentista y analice la situación con calma, es un gran paso para abordar el problema.

Información: A veces la falta de información sobre tratamientos dentales puede causar incertidumbre. Por ello, recomendamos la visita a la clínica dental para realizar cualquier pregunta o duda que pueda surgir. Además, conocer la ubicación y ver cómo otros pacientes salen de la consulta, con tranquilidad, puede brindar mayor seguridad a las personas que sufren este temor.

Diríjase a un dentista o a una clínica de confianza: un profesional de confianza le puede ayudar con su experiencia. Explicar al profesional la sensación de miedo que le produce la consulta al dentista, no solo para reducir la incertidumbre, sino para que esté más preparado para el tratamiento.

Reserve cita a primera hora: cuanto antes haga la cita, habrá menos oportunidades para retirarse, para pensar durante todo el día.

Ve acompañado a la consulta: que un familiar o amigo le acompañe, le puede transmitir calma y mantenerle entretenido en la sala de espera.

La primera consulta suele ser una revisión, donde se definirá el tratamiento a seguir, por lo que no habrá pinchazos ni acciones dolorosas.
En pacientes con odontofobia, se recomienda comenzar con tratamientos más pequeños, como el enjuague bucal, para romper el hielo.

No se avergüence de tener miedo del dentista, por el contrario, el problema ayudará a los profesionales a enfrentar el problema de manera más efectiva.

Otra guía para abordar la odontofobia es acordar con la clínica dental profesional un gesto para determinar si siente incomodo o tiene alguna molestia.

Antes de irse, solicite más información; el dentista identificará los problemas que se van a tratar y definirá un plan de tratamiento de forma detallada. Es el momento de volver a preguntar y resolver todas las dudas sobre el tratamiento que se realizará. Es importante dejar la consulta con todas las dudas resueltas para su tranquilidad.

En nuestra clínica tenemos varias técnicas para ayudar ante el estrés o la ansiedad por ir al dentista, como música relajante con cascos, gafas de entretenimiento, pantallas con vídeos, muñecos anti-estrés y por supuesto, la sedación consciente que le permita mantenerse distraído, tranquilo y relajado.

El irrigador dental es un aparato empleado en la limpieza oral, aplica un chorro de agua o otra solución a presión en los dientes y debe usarse tras el cepillado habitual. Para una correcta higiene bucal es imprescindible usar el irrigador dental, ya que elimina toda la suciedad a la que el cepillo de dientes no llega, y así poder disfrutar de una dentadura sana y bonita.

Uso del irrigador dental

  1. Cepilla los dientes normalmente y usa hilo dental.

  2. Llena el depósito del irrigador con agua o enjuague bucal.

  3. Coloca la boquilla e introduce el irrigador en la boca.

  4. Dirige el chorro de agua a las encías y entre los dientes, regula la presión a tu gusto.

  5. Lava y seca el depósito del irrigador y la boquilla después de cada uso.

  6. Úsalo al menos durante uno o dos minutos al día.

Beneficios del irrigador dental

  • Previene las inflamaciones de la encías, puesto que elimina las bacterias de dientes y encías al poder acceder a lugares que el cepillo y el hilo dental no llega, reduciendo el nivel de sangrado de las encías o periodontitis.

  • Consigue reducir la placa dental, el sarro y la caríes.

  • Elimina el mal aliento, pues se consigue una boca mucho más fresca y más limpia.

  • Elimina manchas de la superficie, con lo que consigues unos dientes más blancos y una sonrisa más bonita.

  • Facilita el cuidado de la salud e higiene dental cuando usamos aparatos de ortodoncia y tenemos colocalos corona o implantes.

  • Proporciona mayor sensación de limpieza y frescor en nuestra higiene bucal diaria.

    El irrigador dental hará que tu higiene bucodental sea mucho más completa, no obstante no es un sustituto del cepillado dental, sino un complemento que beneficia tu salud bucodental. Cualquier duda, consulta con tu dentista.

Azúcares y Caries
Podemos afirmar que el consumo de azúcar es un factor directo para la caries, pero no es determinante, porque también depende de otros factores. La caries dental se produce por la acción metabólica de los microorganismos de la placa bacteriana que se acumula en la superficie del esmalte dental, produciendo la desmineralización del esmalte.

Algunos factores a tener en cuenta son el consumo de productos pegajosos como las golisinas, los productos de pastelería y bollería entre comidas y por supuesto, la frecuencia de consumo. Estos productos contienen azúcar, pero hay muchos alimentos que no llevan azúcar de forma tan evidente, como los zumos, los yogures de sabores, los refrescos, entre muchos otros.

Así pues, cuanto más azúcar consumimos, más ácido se forma en la boca y se crean las condiciones idóneas para que se origine la caries. Otro factor a tener en cuenta es la salud bucodental que tengamos, es decir, las condiciones en las que se encuentran los dientes, la calidad del esmalte, el PH de la saliva, etc. También dependerá de cómo cuidemos nuestros dientes, la utilización del cepillo dental (fibras en perfecto estado y textura media) y la frecuencia de cepillado.

La importancia del cepillado después de cada comida viene dado, porque cada vez que el azúcar entra en contacto con la placa bacteriana se produce un ácido que ataca los dientes.

Chuches Navideños

La Navidad es época de celebraciones con familiares y amigos acompañadas de comidasLa Navidad es época de celebraciones con familiares y amigos acompañadas de comidasy cenas que finalizan con largas sobremesas llenas de dulces.Por el aumento del consumo de productos con niveles altos de azúcar, es muy importanteextremar la prevención y cuidado de la salud bucodental, para no sufrir las consecuenciasde estos excesos en estas fechas.Muchos pacientes acuden a la consulta después de la Navidad por problemas dentales ycaries, derivados el excesivo consumo de azúcares y una inadecuada rutina de higienedental.

Consejos para cuidar la salud dental

  • Después de cada ingesta de comida es necesario cepillarse los dientes, como mínimo 2 minutos y, al menos, tres veces al día.

  • Restringir el consumo de turrón. En preferencia el duro al blando, pues es duro es en su mayoría de almendra, con un porcentaje más bajo de azúcar. Con respecto al turrón de chocolate, mejor el negro, por encima del 70% de cacao, pues posee propiedades antioxidantes.

  • No consumir golosinas pegajosas, pueden crear problemas de inflamación de encías ni dulces duros pueden fracturar los dientes o destrozar emplastes.

  • No consumir bebidas carbonatas y zumos ácidos, pues descalcifican el esmalte de los dientes y provocan un desgaste prematuro.

  • Limitar el consumo de bebidas azucaradas. Los productos denominados light o sin azúcar, es posible que contengan, fructosa , glucosa o otros azúcares, que son dañinos para los dientes.

  • Cuidado con el alcohol. Es recomendable consumir bebidas sin azúcar y sin alcohol, y mejor vino tinto al blanco, pues es más agresivo con el esmalte de los dientes.

  • Evitar en lo posible los cambios bruscos de temperatura de los alimentos que vamos a ingerir, pues el contraste de temperatura provocan aumento en la sensibilidad de los dientes y las encías.

  • No fumar. El tabaco perjudica la salud en general y es un enemigo de nuestra salud dental.

  • Aumentar el consumo de calcio, proteínas y vitaminas A, C, D, pues nos ayudan a reforzar los dientes.

  • Acudir al dentista si notas algún problema en la boca o en los dientes. Se recomienda una revisión obligatoria al menos al año, como medida de prevención.


Turrón duro