La Periodontitis asociada a un mayor riesgo de ceguera

La periodontitis es la enfermedad conocida de las encías, se caracteriza básicamente por la inflamación y el sangrado de las encías.


Esta enfermedad, si no es tratada correctamente, provoca la destrucción de masa ósea, donde se sustentan las piezas dentales, lo que implica la pérdida irreversible de los dientes, además se asocia a distintas patologías muy graves y potencialmente mortales. Dichas enfermedades suelen ser cardiovasculares, diabetes o distintos tipos de cáncer.


La periodontitis crónica también puede provocar una pérdida de la visión e, incluso, llegar a la ceguera.


Numerosos estudios han demostrado que también se asocia a la degeneración macular asociada a la edad (DMAE). El porqué de esta asociación lo han descubierto investigadores de la Universidad de Augusta (EE.UU), donde el director de la investigación indica que entre la infección por un patógeno oral (gingivitis) y la patogénesis de la DMAE puede invadir las células epiteliales de la retina y aumentar los genes relacionados con la DMAE.


Una de las principales causas de pérdida de visión de las personas mayores de 50 años es la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), además de las cataratas y el glaucoma, siendo la principal causa de ceguera en el mundo. Los afectados por esta enfermedad solo cuentan con tratamientos para frenar su progresión, pero no existe nada capaz de curarla.
La DMAE produce una degeneración progresiva de la parte central de la retina, como resultado los afectados pierden gradualmente su visión central, no la visión periférica, por tanto, su capacidad para leer, conducir, reconocer rostros de personas o ver la televisión se ven mermadas.



¿Cómo se relaciona la periodontitis con la DMAE?



Parece que la conexión entre ambas enfermedades esta en la bacteria ‘Porphyromanas gingivalis’, un microorganismo que vive en la cavidad oral, pero que en determinadas situaciones puede desencadenar una patología.
Después de realizar un estudio de cultivos e infecciones con la bacteria se llego a la conclusión que la infección se incrementó, provocando la aparición de efectos asociados a la DMAE.